sábado, 8 de febrero de 2014

Tarta de masa brisée con frutas del bosque y pistachos.



La receta de hoy también se la debo al gran chef Christophe Felder y a su libro ”Patisserie”, que es una verdadera biblia para cualquier repostero/a! Siempre me ha gustado mucho la combinación pistachos-frutas del bosque (u a menudo pistachos-frambuesas) que suele recurrir en la pastelería francesa (en mi opinion, la mejor del mundo). Esta receta a sido la occasion perfecta para probarla con mis proprias manos y el resultado ha sido más que satisfactorio. La base de la tarta es una masa brisée fondante que no queda nada dulce, al revés tiene un toquecillo salado, que contrasta con el relleno de crema de pistachos (dulce y lisa) y la acidez de las frutas del bosque. Un equilibrio perfecto de estos que solo los grandes maestros pasteleros saben crear.


Para la masa brisée:
185 gr de mantequilla blanda
25 gr de leche templada
1 yema pequeña
1 cucharadita de flor de sal
1 cucharadita de azúcar
250 gr de harina

Trabajamos la mantequilla hasta que quede cremosa, entonces añadimos la leche templada y la yema. Mezclamos bien. Añadimos la sal y la azúcar, y terminamos con la harina tamizada. Trabajamos hasta obtener una masa homogénea. Formamos una bola que envolvemos con film transparente y dejamos reposar en la nevera durante un mínimo de dos horas.


Para el relleno:
3 huevos
25 gr de almendras molidas
100 gr de azúcar
150 gr de nata líquida
30 gr de pistachos enteros
25 gr de mantequilla fundida
½ cucharada de kirsch
½ cucharada de harina
200 gr de frutas del bosque (mejor frescas), y algo más para decorar

Ponemos en el mixer los huevos, las almendras, el azúcar, la nata, los pistachos, la mantequilla, el kirsch y la harina. Trabajamos durante dos minutos hasta obtener una mezcla homogénea.


Precalentamos el horno a 180 grados. Sacamos la masa brisée de la nevera y con el rodillo la reducimos a una hoja de unos 3 mm de grosor. Engrasamos el molde con un poco de mantequilla y lo forramos con la masa brisée. Quitamos lo que sobra con un cuchillo. Con el mismo, realizamos unos cortes en la base de la tarta para evitar que la masa se hinche durante la cocción. Colocamos las frutas del bosque en el fondo y cubrimos con la crema de pistachos. Horneámos durante unos 40 minutos. Cuando esté lista, dejamos enfríar bien la tarta entes de desmoldarla. Para terminar la decoración yo usé más frutas del bosque frescas y espolvoreé con azúcar glás.
Como todas las recetas del grand Christophe, esta también ha sido un exitazo! Este hombre es una garantía, me tiene enamorada!
Un abrazo y hasta pronto!
Sara

2 comentarios:

  1. Una tarta estupenda y diferente. Tiene que estar riquísima.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario que le da vida a este blog!